Seguir este blog
Administration Create my blog

  ...sea el primero en arrojar la piedra...     


9k4h2a-1-.jpg4le dijeron:

—Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio, 5y en la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

6Esto decían probándolo, para tener de qué acusarlo. ...se enderezó y les dijo:

El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

...9Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, fueron saliendo uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los más jóvenes; solo quedaron Jesús y la mujer que estaba en medio. 10Enderezándose Jesús y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo:

—Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11Ella dijo:

—Ninguno, Señor.

Entonces Jesús le dijo:

Ni yo te condeno; vete y no peques más. Juan 8:4-11


Este pasaje nos enseña que:

Dios dio la Ley como una guía para el ser humano.

La ley de Dios demuestra lo grave de la naturaleza pecadora del ser humano.

Las sentencias condenatorias de la Ley demuestran la severidad del castigo de Dios.

Las fuertes sentencias nos revelan lo aborrecible que es para Dios el pecado

El hombre busca con que acusar a Dios para sentirse libre del castigo y de obligaciones con Dios.

Jesús no vino a condenar si no a salvar

Pero a su vez nos muestra que Jesús no vino a alcahuetear al pecador, sino que lo vino a rescatar, a corregir, a convertir, a encaminar hacia Dios.

Todos somos pecadores, necesitamos el perdón divino;  entreguémonos al señorío de Jesús, arrepintamos de nuestros pecados, recibamos Su perdón y demos frutos dignos de arrepentimiento.

Emigdio Sumosa P.


 

PALABRAS DE VIDA ETERNA                         

 11. Bible012[1]Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás y ya no andaban con él. Juan 6:66

Jesucristo se presenta como la única alternativa para la salvación del hombre.

Jesús se presenta como la única alternativa para la realización y plenitud del hombre.

Dios le ofrece al hombre un pacto de salvación. Este pacto es un pacto de entrega total:

Jesús se entrega por nosotros para que nosotros nos entreguemos a él.

Jesús muere por nosotros para que nosotros vivamos para Él.

Dios requiere que nosotros reconozcamos nuestro pecado para entrar en nosotros y comenzar Su proceso transformador conforme al carácter y santidad de Jesús.

Jesús se entrego como nuestro siervo para que ahora nosotros nos entreguemos humildemente como siervos suyos.

Dios demanda un cambio total de vida, una sujeción total a Cristo.


¿Por qué algunos lo entienden o lo creen y no lo aceptan?

Porque el vivir para Cristo es una demanda que va en contra de su naturaleza pecadora.

No quiere aceptar una autoridad sobre su vida.

No quiere dejar los deleites pecaminosos de la carne.

Quiere hacer su propia voluntad.

No quiere ir en contra de la corriente de este mundo

Temen el rechazo social.

Piensa que dejaran de disfrutar de la vida.

 

¿Qué argumentos usa el hombre para rechazar la oferta de Dios?

No reconocer su pecado o no le da relevancia.

No acepta que Dios castiga y corrige fuertemente.

No acepta que abra un juicio final.

No aceptar que hay una condenación.


Cree que libre albedrio significa: libre de pecado y libre de recibir las consecuencias de su pecado o malas decisiones.


Libre albedrio se refiere, mas bien, a la libertad para decidir, pero esa decisión recibirá su consecuencia de bien o de mal. Si son decisiones correctas las consecuencias serán buenas y si son incorrectas serán malas.


Pero Cristo dejo sin alternativa al ser humano, si este peca recibira la reprensión, y esto les causa a muchos indignación, porque se sienten sin escapatoria; dicen: Dios me ha dado libre albedrio pero si decido no seguirle me condena; si decido no obedecerle me ira mal. El hombre quisiera decidir según su propia voluntad pero no quiere recibir censura por sus decisiones y mucho menos una condenación.
 

Dios le ha dado libertad al hombre de decidir si le sigue o no, si le ama o no, si le respeta o no. Pero no le ha dado la libertad de decidir si recibe o no la reprensión, la censura, la corrección y el castigo de Él. Esto choca e irita al hombre, sin embargo, lo que Dios a estipulado es justo y bueno, porque Él es justo, bueno y perfecto.


Libre albedrio no significa libre de culpa, sino libre voluntad para escoger, cada decisión que tomemos traerá consigo una consecuencia sea positiva o negativa.

No hay otra alternativa, si el hombre quiere ser salvo, tener vida eterna, y tener plenitud de vida aquí en la tierra deberá aceptar el pacto que Dios le ofrece, un pacto de entrega, Jesús se entrego por nosotros, nosotros nos debemos entregar a Él. Cristo murió por nosotros, nosotros debemos vivir para Él.


Dijo entonces Jesús a los doce:

—¿Queréis acaso iros también vosotros?

Le respondió Simón Pedro:

—Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Juan 6:67-69


Emigdio Sumosa P. 

 


 

JESÚS, PLENITUD DE VIDA

   

 4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, pero para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

 

  Primer_templo_de_JerusalAcn_solomon_temple-1--copia-1.jpg  6 Por lo cual también dice la Escritura:
    «He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo,
    escogida, preciosa; el que crea en él, no será avergonzado».

 

7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso. En cambio para los que no creen: «La piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo» 8 y: «Piedra de tropiezo y roca que hace caer». Ellos, por su desobediencia, tropiezan en la palabra. ¡Ese es su destino!  1 Pedro 2:4-8

 

Jesucristo es en sí mismo un templo santo, en Él no hay mancha de maldad o de pecado, Él es santo, santo, santo; puro y perfecto. En Él hay plenitud de vida, de gozo y paz.

 

Cristo es lo que el hombre desea ardientemente sin saberlo. Porque lo que el hombre realmente anhela esta en Cristo Jesús. Todo lo bueno, todo lo puro, todo lo honesto esta en Él. En Él hay plenitud de vida, de gozo y paz. La felicidad, la eternidad, la fortaleza, el poder y la gloria están en Él.

 

La vida sin Cristo no tiene sentido, es un viento que vaga sin rumbo fijo, es un querer alcanzar un imposible, es un vacio sin fondo.

 

Cristo es la luz, la verdad, la vida, el camino, la dicha; Jesús es el fundamento de todas estas cosas; quien le desecha, quien le desprecia, quien rechaza está cometiendo el peor error de su vida, va hacia un abismo profundo y eterno, lleno de desolación, tristeza y dolor.    

 

Démonos la oportunidad de ser felices, de alcanzar logros más allá de nuestros sueños. Hagámosle caso al anhelo ferviente de nuestro corazón.

 

Dios nos lo ha puesto fácil y alcanzable, Dios se humano en la persona de Cristo Jesús para alcanzarnos, para darnos la oportunidad de reconciliarnos con Él. Jesús murió por nosotros para darnos vida en abundancia y vida eterna. Ahora nosotros debemos reconocer nuestros pecados, pedirle perdón por ellos y comprometámonos a serle fiel.

 

Nuestra vida cambiará rotundamente, empezando por una paz sin igual que solo Dios puede dar. Con la compañía y guía del Espíritu Santo y de la Palabra divina, tendremos los fundamentos para una vida de victoria; Dios nos ira fortaleciendo, haciéndonos crecer en todos los ámbitos de nuestra vida. Llegando a ser lo que realmente anhelamos.

 

Seamos también un templo santo y puro donde la alabanza y adoración florezcan continuamente con olor fragante hacia nuestro Señor y Dios. 

 

Emigdio Sumosa P. 

 


 

MURIENDO PARA EL MUNDO, VIVIENDO PARA CRISTO

 

EL-GRANO-CAE-Y-MUERE.jpg

 

 24 De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto. Juan 12:24  

El bautismo representa lo que debe suceder en todo ser humano para ser salvo. El bautismo representa muerte, sepultura y renacimiento del ser humano en semejanza  a la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesús el Cristo.  

Todo hombre que desee ser salvo debe pasar por este proceso:  

Debe morir: No vivir más para la satisfacción de sus deseos carnales, renuncia a lo mundano, es decir, a lo que es contrario al plan de Dios y que está bajo la autoridad de Satanás.  

Debe ser sepultado: Debe hacer un pacto con Dios caracterizado por su entrega total y disposición invariable a vivir agradándole a Él.  

Debe renacer: Debe vivir de manera diferente ahora conforme a los lineamientos de Dios, esto solo es posible con la presencia de naturaleza, una espiritual, la cual si puede sujetarse o vivir bajo los mandamientos de Dios. El Espíritu Santo guía y fortalece para conocer y vivir la voluntad de Dios.  

    25 El que ama su vida, la perderá; y el que odia su vida en este mundo, para vida eterna la Dios en su vida por medio de Su Espíritu Santo. El Espíritu Santo es quien le da una nueva guardará. Juan 12:25  

El que ama su vida la perderá: El que no quiere morir, es decir renunciar al señorío del pecado y de Satanás en su vida entonces irremediablemente se perderá, se perderá en un castigo eterno lejos de la presencia de Dios.  

El que odia su vida en este mundo; para vida eterna la guardará: Quien no se apega a la vida de este mundo, quien no vive para los placeres pasajeros de esta vida, quien vive teniendo en cuenta a Dios, quien permite que Cristo viva en su ser ejerciendo en él Su autoridad, entonces, vida eterna tendrá, vivirá en plenitud de gozo junto a Dios por la eternidad.  

    26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo esté, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirve, mi Padre lo honrará. Juan 12:26  

El que le acepta como Señor debe seguirle, debe ser Su discípulo, un practicante de Su enseñanza. Donde Cristo esta, estamos nosotros y donde estemos nosotros Cristo está. Dios nos honrará, nos declara y adopta como hijos Suyos.  

 

Emigdio Sumosa P. 

 

 


 

Un plan de Dios para cada uno.Entrega-de-Jesus.jpg

 27 »Ahora está turbada mi alma, ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Pero para esto he llegado a esta hora. Juan 12:27

Dios tiene un llamado, un encuentro y plan para cada uno de nosotros.Hay un llamado para salvación y rechazarlo es un error fatal y eterno. Pero luego de que aceptamos Su llamado reconciliador nos da dones espirituales para que le sirvamos y cumplamos con Sus propósitos.

 Jesús tenia establecido un plan y un propósito: Entregar Su vida para perdón de nuestros pecados para darnos salvación y vida eterna; le costó pero cumplió y hoy podemos disfrutar de Su amor. Dios quiere que todos los hombres procedan al arrepentimiento y quiere que todos vivan cumpliendo sus mandamientos. Para llevar a cabo este plan va formando discípulos que se convierten en maestros que a su vez van formando discípulos o van edificando la iglesia, van llevando la Palabra que da convicción acerca de Jesús.

 Dios a su vez, a través del servicio que le prestamos; va trabajando en nosotros edificándonos, haciéndonos madurar en carácter y fe y nos enseña a gozarnos y vivir en paz.

Dios tiene un plan personal para cada uno de nosotros que nos ha de llenar de satisfacciones y de plenitud de vida.Sin embargo, en nuestras vidas se presentan momentos de turbación, pero es en ese momento que debemos retomar nuestros propósitos, analizar nuestras prioridades, nuestra misión, nuestros talentos y ministerios.

No debemos desfallecer, Dios tiene el control, tiene un llamado y un plan. Confiemos en Él, permanezcamos en Él que de seguro Él hará.  No debemos abandonar el camino, no debemos abandonar nuestro servicio, Dios tiene un propósito y está decidido a hacernos vencedores.

Recordemos su sacrificio Recordemos Su llamado. Recordemos nuestra misión. Permanezcamos firmes, fieles y decididos a alcanzar las metas que Dios ha propuesto para nosotros.Permanezcamos firmes, fieles y decididos ante aquel que humildemente nos ha concedido el privilegio de ser sus siervos.

Emigdio Sumosa P.

 


A SUS PIES

Jesus-20126-1-.jpgEntonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Juan 12:3

Dios quiere que nuestra entrega a Él sea total: Sin reservas, sin condiciones, sin peros.

Dios quiere que nuestro amor a Él sea: Apasionado, abnegado, que sea manifiesto nuestro deseo de estar junto a Él.

Dios quiere que:

Le adoremos y nos postremos humildemente ante Él reconociendo Su grandeza y nuestra pequeñez y que esta se vea reflejada en nuestro constante respeto hacia Él.

Seamos olor fragante ante Él, ese olor es nuestra actitud humilde, obediente y agradecida ante Él.

Le correspondamos a Su amor y sacrificio.

Que no nos conformemos que busquemos cada día más de Su presencia y de Su gloria, que cada día nos entreguemos más, hagamos más y demos más.

Nuestro pensamiento sea Cristo Jesús, que en todo momento y decisión le tengamos presente.

Nuestra vida esté enfocada, centrada en Cristo Jesús.

¿Estás tú dispuesto a postrarte y a rendirte completamente a Jesús, aceptándole como El Señor de tu vida?

  Emigdio Sumosa P.

 


 

 SUS OVEJAS OYEN SU VOZ Y LE SIGUEN

Jesus3-1-.jpg

 Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen; yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10:27-28

Jesús es el buen Pastor, Él es bueno y no hay sombra de maldad en Él; por tanto, no podemos esperar algo malo de Él. Él procura lo mejor para nosotros, Él tiene cuidado de nosotros; no nos abandona, no nos descuida, nos da siempre lo mejor, es decir, lo que realmente necesitamos.

Jesús nos conoce perfectamente, pues Él nos creo; él nos busca, nos llama y nos salva. Jesús nos conoce; conoce nuestras debilidades, conoce nuestro potencial, nuestro corazón y nuestras verdaderas intenciones. Jesús nos tiene presente en todo tiempo, además, quiere intimar con nosotros y quiere que nosotros procuremos profundizar nuestra relación con Él para que también le conozcamos y le reconozcamos.

Sus ovejas, es decir, los que le han aceptado como Señor, los que le conocen, disciernen Su voz, Su Palabra, Su voluntad, Su camino y les siguen, obedientes a Su Palabra  a Su mandato.

Jesús demostró Su fidelidad y amor hacia nosotros, Él puso Su vida por las ovejas; murió en una cruz por amor a nosotros, por nuestra salvación, para darnos salvación.

Hay otras ovejas que hay que rescatar. El Señor tiene otras ovejas que aún no han entrado en Su redil. Ya han creído en Jesús y están esperando oír una vez más Su voz para seguirle, están esperando que alguien les hable de manera que alegre su corazón y el Espíritu Santo le confirme que es de parte de Dios esa Palabra.

El Señor Jesús nos hace una promesa preciosa y maravillosa, Él nos promete vida eterna. Tenemos esta gran promesa de Jesús, que seremos salvos y que viviremos eternamente con Él.

En Jesús estamos seguros, Él es nuestro guardador, nadie nos puede arrebatar de Sus manos. Él nos protege, nos guarda, somos suyos, de Su propiedad, y no nos dejará perder, Él hará cuanto sea necesario con tal de que no nos perdamos.

Bendito es nuestro Dios por Su gran amor. ¡Aleluya!

Emigdio Sumosa P.

 


 

  El Buen Pastor, el Ladrón y el Asalariado.

jesuselbuenpastor-2-.jpg

10 El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.  11 »Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.  12 Pero el asalariado, que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Juan 10:10-12

 

 

Es Satanás es el Ladrón, este  usa y guía al mundo por camino incorrecto. Satanás ha usado para cautivar y alejar al hombre de Dios el pecado y las pasiones; por medio de estas Satanás toca las fibras del ser humano atrayéndolo y seduciéndolo ofreciéndole placer, vanagloria, fama, comodidad, aceptación, falsa autoestima y falsa espiritualidad.

Satanás infla el ego de los pecadores  haciéndoles creer que son sabios, valientes, piadosos, admirados o portentosos. Pero la realidad es que es son seres pecadores alejados de Dios. El propósito de Satanás es matar, hurtar y destruir (Juan 10:10); esto quiere decir que les quiere alejar de Dios y que no sean salvos por el perdón de sus pecados, les roba todas las abundantes bendiciones que Dios da a todo aquel que recibe y sigue a Cristo como Señor y los quiere destruir, logrando el rompimiento de de los lazos familiares e incluso llevando a las personas a la ruina por medio de los vicios y el pecado en general.

Contrario a este está Jesús, el Buen Pastor, el cual vino para dar vida y vida en abundancia, (Juan 10:10) esto quiere decir, que Jesús perdona a todo pecador arrepentido de sus culpas, lo reconcilia con Dios, le da una vida nueva y lo colma de bendiciones presentes y eternas. Jesús es el Buen Pastor que demuestra Su amor genuino al entregar Su vida por todos, pues, no hay amor más grande que este que uno que  pone su vida por otro y más cuando es por alguien que no se lo merece.

Pero hay que ser cuidadosos porque también están los personajes a los cuales en la Biblia son llamados los asalariados. Ciertamente Dios estableció pastores para que en Su nombre sirvan a los creyentes, alimentándolos con la Palabra, guiándoles con buenos consejos, consolándolos en sus problemas y necesidades y ayudándolos a crecer en madurez. Sin embargo, Satanás en su mal propósito usa personas que se hacen pasar por los buenos pastores que ha escogido Jesús por falsos pastores cuyo interés está enraizado en sus propios intereses egoístas y alimentados por su propia concupiscencia, es decir, por sus deseos desordenados.

Los  buenos pastores que son imagen y representan bien al Buen Pastor, al Pastor de pastores,  Jesús de Nazaret,  lo demuestran con su servicio desinteresado, no poniendo sus ojos en las ganancias materiales sino en la salvación y edificación de las almas, son aquellos que son capaces de dar su vida, si fuese necesario,  por las ovejas que Cristo les ha dado a cuidar. No quiere decir que no se les deba dar un salario, por el contrario, ya que todo obrero es digno de este, lo que se quiere  decir es que no trabaja en esta labor por intereses económicos sino porque es una vocación, un don, un llamado irrevocable de Dios que lo hace con amor a la grey y a Cristo.

Seamos cuidadosos y no nos dejemos confundir por Satanás y sus asalariados, vayamos al Buen Pastor ya que este por Su Palabra y Su Espíritu Santo nos guiara por el buen camino y nos dará discernimiento para que identifiquemos claramente quiénes son sus verdaderos siervos.

Gracias damos al Buen Pastor que Su vida entrego por nosotros para que seamos salvos. Amén.

Emigdio Sumosa P.

 


 

La prueba de la existencia de Dios

hubble-1-.jpg22Esto dijeron sus padres porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesaba que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga Juan 9:22

Todo hombre tiene el testimonio de Dios en sí mismo. Dios ha escrito en el corazón de todo hombre su ley y esta ley da testimonio de la existencia de Dios. (Romanos 2:15)

Personas pueden pedir señales y demostraciones de la existencia de Dios; si Dios las da son solo para confirmar y afirmar lo que ha puesto en todo corazón. Ningún hombre se podrá excusar ante Dios por no haber recibido una señal o una prueba ya que esta está  confirmada en su corazón. Las otras señales o pruebas que Dios da son el resultado del interactuar del hombre con Dios.

Para poder avanzar en la fe es necesario que la persona se deje guiar por lo que Dios le dice y simultáneamente se humille ante Dios reconociendo su condición pecadora, sus limitaciones intelectuales y espirituales.

Los arrogantes terminan siendo unos incrédulos. Un incrédulo es aquel que ha negado a Dios, desaprueba lo que Dios ha colocado en su corazón y empieza a remplazarlo con sus argumentos mentirosos

Otros reconocen en Jesús al hijo de Dios, al Dios hecho hombre, al salvador, el camino y dador de la verdad y la vida; sin embargo, dudan en seguirle por temor a perder los bienes o seguridad que este mundo le ofrece. Tales como: trabajo, prestigio, influencia, aprecio, respeto, etc.

Hay otros hombres que sin temor siguen a Cristo y con denuedo y osadía predican de Él.

Dios abre los ojos a aquellos que reconocen su condición pecadora, pero deja en tinieblas a los arrogantes y orgullosos.

El Señor para juicio ha venido para que los pecadores pero humildes vean y para que los arrogantes y sabios de este mundo sean cegados. (Juan 9:39)

Emigdio Sumosa P.