Seguir este blog
Administration Create my blog

5 Por esto mismo, poned toda diligencia en añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 2 Pedro 1:5-7

 

EL DESEO DEL APOSTOL

El apóstol Pedro procuro con diligencia dejarnos un legado de conocimiento que nos ayudase a sostenernos firmes en la vida nueva que tenemos vinculados al reino celestial.

 

LO QUE SOMOS

Dios por su gracia ha derramado en nosotros fe en Cristo Jesús, fe que es preciosa ya que nos ayuda a conocer al único y verdadero Dios; fe que nos ha llevado al perdón de pecados y por ende nos da entrada a la vida eterna con Dios.

 

LO QUE DEBEMOS AÑADIR A NUESTRA FE

Esta fe debe ir acompañada de otros elementos de manera que sea fructífera, de manera que no andemos ociosos a expensas de dejarnos llevar por nuestras pasiones hacia el pecado.

 

Los elementos que debemos añadir a nuestra fe es:

 

Virtud: Buena conducta, esforzarse en hacer el bien.

Analizar los problemas que nos rodean y ver como nosotros podemos ayudar a resolverlos.

 

Conocimiento:Conocimiento de Dios y de Su voluntad.

La Biblia es nuestra fuente de conocimiento, por tanto, es necesario leerla, meditarla, retenerla y aplicarla.

 

Dominio propio: Controlar  los malos deseos, las pasiones.

El control de nuestras pasiones parte del reconocimiento de nuestras debilidades, proseguimos arrepintiéndonos de pecar,  disponiéndonos y en esforzándonos, con la guía y fuerzas de Dios, a no volver a pecar.

 

Paciencia: Ser pacientes, esperar confiadamente.

La paciencia se adquiere con el conocimiento que tenemos de Dios y de Su Palabra. Esta nos ha sido dada para que esperemos confiadamente en Dios, pues en Ella encontramos las fieles promesas de Dios que nos llevarán a la victoria.

 

Piedad: Entregar su vida a Dios, devoción.

La entrega a Dios debe ser apasionada, es decir, con deleite, esforzada, constante y de constante crecimiento.

 

Afecto fraternal: Estimar a los hermanos espirituales

El afecto fraternal se adquiere viendo a los demás creyentes como  Dios los ve, el nos ve como hijos Suyos, y nos ama con amor incondicional. Veamos a los demás creyentes como nuestros hermanos, y amémosle con amor fraternal.

 

Amor: Plenitud de amor

Entre más amemos a Dios más amamos a nuestros hermanos.

 

Conclusión

8 Si tenéis estas cosas y abundan en vosotros, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero el que no tiene estas cosas es muy corto de vista; está ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. 10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección, porque haciendo estas cosas, jamás caeréis. 11 De esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Si buscamos añadir estas virtudes a nuestra fe tendremos una vida fructífera, esto es, alcanzando las metas, siendo prósperos, siendo útiles en la expansión del evangelio y permitiendo que Dios sea glorificado.

 

Emigdio Sumosa P.