Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

bible.ca-20-20bible-archeology-exodus-mt-sinai-sinai-drawin.jpg 18 Todo el pueblo observaba el estruendo, los relámpagos, el sonido de la bocina y el monte que humeaba. Al ver esto, el pueblo tuvo miedo y se mantuvo alejado.

    19 Entonces dijeron a Moisés:     --Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos 

20 Moisés respondió al pueblo:    --No temáis, pues Dios vino para probaros, para que su temor esté ante vosotros y no pequéis.

Dios se ha acercado al hombre, escogió un pueblo para darse a conocer, le mostro Su poder liberándolo de la esclavitud a la cual estaba sometido. Luego le ofrece un pacto donde Dios se compromete a tenerlo como Su gran tesoro si ellos se comprometen a cumplir Sus mandamientos.

 

Dios da a conocer al pueblo sus leyes santas. El pueblo se da cuenta que las leyes que ha recibido son profundas y contrarias a las de todos los pueblos, y a su vez se da cuenta de Su condición de pecado y se ve enfrentado al gran reto de vivir bajo estas leyes.

 

Dios da a conocer al pueblo Su justicia y a la vez Su poder y soberanía para llamarnos a cuenta, denotando que no nos podemos burlar de Él y que si violamos sus leyes Él hará Su juicio y dará Su sentencia.

 

El pueblo reacciona con miedo, se mantiene alejado y busca intermediarios para no tratar directamente con Dios.

 

El ser humano reacciona de esta manera por que no quiere dejar su condición de pecado, no quiere rendir cuentas a Dios, no quiere sujetarse a Dios. Pero es inevitable el encuentro con Él, es inevitable Su juicio y Su sentencia.

 

El temor que Dios pone en los seres humanos no es para que el hombre tenga miedo y se aleje sino para que le respete y valore.

 

Este acercamiento apoteósico de Dios en el monte Sinaí tuvo un propósito:

El probarnos para que Su temor esté en nosotros y no pequemos.

 

Probarnos: Que nos evaluemos, lo que nos lleva a concluir que somos muy pequeños y que somos indignos, pecadores ante Él.

 

Su temor este en nosotros: Que tomemos conciencia que Él es un Dios real, vivo y que tenemos que rendirle cuentas.

 

No pequemos: Que debemos obedecerle y mantenernos en santidad, que entendamos que los mandamientos son para nuestro beneficio.

 

Dios no quiere el Su temor en nosotros se convierta en miedo, pues el miedo nos aleja de Él, Su temor en nosotros tiene el propósito de alejarnos del pecado y que nos humillemos ante Él, para recibir Su ayuda, protección y provisión.

 

Emigdio Sumosa P.

Compartir este post

Repost 0